La preparación del pulpo al horno proviene de una antigua tradición portuguesa, muy presente en la gastronomía brasileña.. Su presentación es la de un gran tentáculo servido con patata cocida (al murro, es decir, un poco aplastada) y una salsa de aceituna con anchoa y alcaparra, y aceite de pimentón.